Godzilla va. kong: Una pelea para la historia

“Godzilla vs. Kong”, el enfrentamiento entre dos de las bestias icónicas del cine estrenó este miércoles en la pantalla grande y HBO Max, en una producción que se enfoca más en los dos titulares que en la historia de los humanos que los rodean. 

Esta fue dirigida por Adam Wingard (”Blair Witch”), con un guion de Eric Pearson (”Thor: Ragnarok”) y Max Borenstein (”Godzilla: King of the Monsters”), la cuarta entrega dentro del universo cinematográfico compartido, conocido como el “MonsterVerse”, es más grande y mejor que las tres cintas anteriores de la serie.

La película arranca con Kong, a quien vimos por última vez en “Kong: Skull Island” (2017), destrozando a los helicópteros que invadieron la isla. En la actualidad, Kong se encuentra más grande y fuerte que nunca, pero en un centro de contención dentro de la isla. El mismo está siendo monitoreado y protegido por la organización científica secreta, “Monarch”, encargada de estudiar a estas criaturas antiguas que se remontan a antes del comienzo de la humanidad. 

Por otro lado, Godzilla, quien está actuando completamente diferente a cuando lo vimos salvando al mundo en “Godzilla: King of the Monsters” (2019), ahora aparenta ser el nuevo villano de la historia. Sin embargo, a medida que pasa la trama, la razón detrás del comportamiento de Godzilla se revela, junto con el verdadero villano de la cinta.

El choque de ambos, que tardó años en gestarse, no ocurre hasta el segundo acto cuando deciden sacar a Kong de Skull Island con el fin de encontrar una manera de detener a Godzilla y evitar que siga causando más caos alrededor del mundo. Desafortunadamente para los humanos y Kong, no para la audiencia, Godzilla los encuentra a mitad de camino. 

Comenzando así una de las varias batallas entre ambos en esta cinta, ya que ahí es donde esta entrega se destaca del resto.

A diferencia de las pasadas tres cintas, esta se enfoca más en darle el tiempo y escenario perfecto para que ambos puedan brillar en todo su esplendor, dejando a un lado el drama humano, aunque aún sigue siendo el mayor problema en estos guiones.

Con una duración de 1 hora y 53 minutos, “Godzilla vs. Kong” logra crear una conexión emocional desde el inicio de la cinta hasta su final.

Fuente: Primera Hora 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *